dónde se queda

Un mensaje borrado es más elocuente que uno enviado. Contiene todo lo que tú desees y lo contrario. Un sinfín de posibilidades. Y lo contrario. Es poesía pura, entre la imposibilidad de decir algo y de decir lo imposible. Es dejar la constancia de no haber dicho nada. O de haber preferido retener las palabras. Devolverte el mensaje a ti mismo. Qué se hace con lo no dicho y dónde se queda esto que ya no es de nadie. Elogiemos las palabras borradas, el no decir.

Kati Lacey
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s