¿Por qué escuchar los Preludios de Rachmaninov?


“Lo que diferencia a Rachmaninov de Beethoven y Chopin es el “golpe humano”, la palabra dicha, “la impresión y la experiencia que se realiza escuchándolo”. Sus melodías documentan “el espesor de humanidad que lo generó”. Vemos en Rachmaninov desde qué certeza y riqueza es generado el hombre singular.”



“Este preludio comienza con una suerte de marcha que, como tal, no acepta interferencias, ya lo sabe todo y es bueno así. Pero una ventana se abre de par en par e irrumpe una melodía deseosa, como una noche estrellada, en donde se hace presente la espera original del hombre. El corazón del hombre quiere algo infinitamente más grande que su medida. Con todo, la marcha se retoma, más firme y altiva que nunca, redoblando su resistencia: “yo me basto solo”.
Y la pregunta: ¿Pero no es más grande amar el infinito?”

Fuente:  Poetria Minor

Anuncios