¿Cómo se puede vivir sin gracia?

“Sí, hemos perdido (…) la santa inocencia de quien se perdona a sí mismo. (…)”

“Cuando se ha visto una sola vez el resplandor de la dicha en el rostro de un ser querido, se sabe que para el hombre no puede haber otra vocación que suscitar esta luz en los rostros que lo rodean. Y desgarra pensar cuánta desdicha y cuánta oscuridad proyectamos, por el solo hecho de vivir, en los corazones que encontramos”.

imagelogo_paginasdigital

http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=6050&te=19&idage=11297&vap=0

Camus, la caída

“Es muy cierto  que confiamos muy raramente a quienestumblr_ksr25i7So11qzn0deo1_400 son mejores que nosotros. Más bien huimos de su sociedad. Lo más frecuente, en cambio, es que nos confesemos a quienes se nos parecen y comparten nuestras debilidades. No deseamos, pues, corregirnos ni
mejorarnos. Y lo que deseamos únicamente es que nos compadezcan y que nos animen a seguir nuestro camino. En suma, que al mismo tiempo querríamos no ser culpables y no hacer el menor esfuerzo por purificarnos. No tenemos ni suficiente cinismo ni suficiente virtud; no poseemos ni la energía del mal ni la del bien. ¿Conoce usted a Dante? ¿En serio? ¡Maldita sea! Entonces sabrá que Dante admite ángeles neutros en la querella entre Dios y Satanás; ángeles que él coloca en el limbo, una especie de vestíbulo de su infierno. Nosotros estamos en el vestíbulo, querido amigo.”