“Los pájaros enamorados en el jardín de las frutas olvidadas”

“El monumento a Federico Fellini y Giulietta Masina, hecho por su amigo, director de cine, poeta, novelista, dramaturgo, pintor, arquitecto y artesano Tonino Guerra.

1332332764_288944_1332332953_sumario_normal
Tonino Guerra

Representa a dos pájaros de bronce sentados en las ramas de un árbol que sobre las tres de la tarde dibujan unas sombras sobre el Mármol de Carraca. En estas sombras se reconocen los perfiles de los enamorados que se miran el uno al otro y que, siguiendo los rayos del sol, se acercan poco a poco hasta unirse en un beso.”

 

 

 

Fuente: Влюблённые птицы в Саду забытых фруктов

Fuente primera: Puente sobre el abismo, Paola Vólkova

 

 

 

 

Anuncios

Marina Tsvetáeva

Here again a windowmarina
Where again they don’t sleep.
Maybe – they’re drinking wine,
Maybe – they just sit.
Or, perhaps, – the hands
Two won’t separate.
Friend, in every house
There is such a window.

A cry of separations
And brief rendezvous-
You, a window in the night!
Maybe – hundreds of candles,
Maybe – three of them…
There is no and no rest
To my reckless mind.
And my house too
Has got such a window.

Pray, friend, for the sleepless house,
For the lighted window!

(traducción de http://www.oocities.org/erdenechimegb/Marina_Tsvetaeva.html)

No salgas de la habitación

“No salgas de la habitación, no cometas el error./ ¿Para qué quieres Sol, si tú fumas Shipka?/ Tras la puerta todo es un sinsentido, especialmente los gritos de felicidad./ Solamente al cuarto de baño… e inmediatamente regresa.

Oh, no salgas de la habitación, no llames un coche./ Porque el espacio se compone de pasillo/ y termina en el contador. Y si entra/ alguna fresca, bostezando, échala fuera sin desvestirla.

No salgas de la habitación; piensa que estás resfriado./ ¿Qué hay de interesante en el mundo aparte de una pared y una silla?/ ¿Para qué salir de allí a donde regresarás por la noche/ tal como saliste o más mutilado?

Oh, no salgas de la habitación. Baila, siguiendo la bossanova/ con el abrigo sobre el cuerpo desnudo, con los zapatos sin calcetines./ En el recibidor huele a col y a cera para esquíes./ Has escrito muchas letras; una más será de más.

No salgas de la habitación. Oh, ojalá solo la habitación/ adivine qué aspecto tienes. Y, en general, incógnito/ ergo sum, como la sustancia le dijo furiosa a la forma./ ¡No salgas de la habitación! En la calle, sin duda, no es Francia.

¡No seas tonto! Sé aquello que los demás no fueron./ ¡No salgas de la habitación! Concédele voluntad a los muebles,/ mimetízate con el papel de la pared. Enciérrate y haz una barricada/ con el armario del cronos, el cosmos, el eros, la raza, el virus.”

Brodsky

--2Tf1Fm7xs